fbpx Saltar al contenido

Países Bajos (Holanda): Un viaje a través de sus maravillas

Holanda, a menudo conocida como los Países Bajos, es un país que ofrece una rica variedad de experiencias, desde paseos en bicicleta por campos de flores y tulipanes hasta la degustación de los mejores quesos del mundo. Aquí te presento cinco de sus atracciones más destacadas.

1. Ámsterdam y sus canales. Capital de los Países Bajos

Ámsterdam, la capital de los Países Bajos, es una ciudad de mente abierta y tolerante, famosa por sus canales y bicicletas. Sus calles están llenas de casas de ladrillo con fachadas coloridas que datan de los siglos XVI y XVII.

Ámsterdam y sus canales. Capital de los Países Bajos

Puedes disfrutar de largos paseos a lo largo de los cuatro canales principales y por el casco antiguo. La ciudad cuenta con cientos de kilómetros de carriles para bicicletas, lo que te permitirá llegar a todos sus atractivos turísticos de una manera saludable.

Además de su arquitectura, Ámsterdam alberga importantes museos como el Van Gogh y el Rijksmuseum, parques cuidados, iglesias antiguas y una gran cantidad de locales llenos de ambiente y restaurantes de todo el mundo.

Sin duda, Ámsterdam se convertirá en una de tus ciudades favoritas.

2. Zaanse Schans y sus molinos

A solo 20 kilómetros al norte de Ámsterdam se encuentra Zaanse Schans, conocido como el pueblo de los molinos de viento.

Zaanse Schans y sus molinos

Este lugar parece un museo al aire libre gracias al buen estado de conservación y restauración de los molinos y las casas tradicionales de madera.

Durante tu visita a Zaanse Schans, podrás entrar en algunos de los molinos de viento, ver una granja de quesos, visitar una fábrica de zuecos y, por supuesto, llevarte algún recuerdo.

Para visitar Zaanse Schans desde Ámsterdam, puedes tomar un tren en la Estación Central que te dejará en la estación de Koog-Zaandijk en 15 minutos. Desde allí, un pequeño paseo de 10 minutos cruzando un puente levadizo te llevará al pueblo.

3. Keukenhof, el paraíso de los tulipanes en los Países Bajos

Si planeas visitar Holanda en primavera, no puedes perderte Keukenhof. Este es el parque floral más grande del mundo, con 32 hectáreas de extensión donde podrás ver nada menos que 7 millones de flores.

Keukenhof Holanda

La mejor época para visitar Holanda suele ser de abril a octubre, cuando la temperatura es más agradable y hay menos lluvias. Sin embargo, si puedes elegir, te recomendamos viajar en primavera, coincidiendo con la floración de los campos de tulipanes. Este espectáculo seguro te dejará sin palabras.

4. Róterdam

Róterdam es la segunda ciudad más grande de los Países Bajos y es conocida por su arquitectura moderna y su puerto, el más grande de Europa.

Roterdam

Esta ciudad es un ejemplo de cómo la innovación y el diseño pueden transformar un lugar. Sus edificios futuristas y su vibrante vida cultural la convierten en un destino imprescindible en cualquier viaje a Holanda.

5. Kinderdijk, Países Bajos

Kinderdijk es famoso por sus molinos de viento, que son Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Este lugar te ofrece la oportunidad de ver de cerca estos icónicos molinos y aprender sobre la historia y la importancia de estos ingeniosos dispositivos.

Kinderdijk

Los molinos de Kinderdijk son un testimonio de cómo los holandeses han manejado el agua y han luchado contra las inundaciones durante siglos.

6. Delft: Un viaje a través de la cerámica azul y la historia

Delft, una ciudad ubicada a 50 kilómetros de Ámsterdam, es conocida mundialmente por su cerámica azul. Esta ciudad, una de las más bellas de Holanda, te impresionará con su pequeño y encantador casco antiguo, rodeado de antiguos canales. Mientras paseas por sus calles, te sentirás como si estuvieras en un cuento de hadas.

Delft

La ciudad de Delft es también una ciudad universitaria en Holanda

Lo que le da un gran ambiente estudiantil. Este ambiente se concentra en sus bares y plazas, creando un ambiente vibrante y lleno de vida. Además, Delft ofrece una gran oferta cultural, con museos y espectáculos de todo tipo para disfrutar.

Entre los lugares más bonitos que puedes visitar en Delft se encuentra la enorme Plaza del Mercado. Este espacio abierto es el corazón de la ciudad, donde puedes disfrutar de la arquitectura local y la vida cotidiana de los habitantes de Delft.

Otro lugar destacado es el Ayuntamiento, un edificio de estilo renacentista que es un testimonio de la rica historia de la ciudad.

La Iglesia Vieja, el Centro de Vermeer, el monasterio Prinsenhof y la torre de la Iglesia Nueva son otros lugares que no puedes perderte. Desde la torre de la Iglesia Nueva, tendrás unas vistas fantásticas de la ciudad, lo que te permitirá apreciar la belleza de Delft desde una perspectiva única.

Llegar a Delft es fácil.

Puedes tomar un tren desde la Estación Central de Ámsterdam y estarás en Delft en menos de una hora. También puedes optar por reservar una excursión que incluye Róterdam, La Haya y Madurodam en autobús y con guía en español.

Esta opción te permitirá conocer otras ciudades importantes de Holanda y disfrutar de la diversidad que este país tiene para ofrecer.

En resumen, Delft es una ciudad que te cautivará con su encanto, su historia y su vibrante ambiente.

Ya sea que te guste la historia, la cultura, la arquitectura o simplemente disfrutar de un buen paseo, Delft tiene algo para ti. ¡No te lo pierdas en tu próximo viaje a Holanda!

7. Alkmaar: Un viaje a través del queso y la historia

Alkmaar, una ciudad en los Países Bajos, es famosa por su mercado de queso, considerado el mejor del mundo. Cada viernes, de abril a septiembre, entre las 10h y las 12:30h de la mañana, la ciudad se transforma en un espectáculo colorido y lleno de sabor.

El mercado de queso de Alkmaar se celebra en la plaza Waagplein, un lugar que ha sido testigo de esta tradición durante siglos. Aquí, los quesos locales se comercializan como en el pasado, creando un espectáculo que deleita todos los sentidos. La plaza se llena de quesos de todo tipo y tamaño, ofreciendo a los visitantes una experiencia única y auténtica.

Pero Alkmaar no es solo queso. La ciudad también tiene un fantástico centro histórico, lleno de rincones con encanto y edificios que datan de los siglos XVI y XVII. Pasear por las calles de Alkmaar es como viajar en el tiempo, donde cada esquina cuenta una parte de la rica historia de la ciudad.

Además de su arquitectura histórica, Alkmaar ofrece una gran variedad de actividades y atracciones. Desde museos y galerías de arte hasta restaurantes y cafés, hay algo para todos en esta encantadora ciudad.

En resumen, Alkmaar es una ciudad que ofrece una mezcla perfecta de historia, cultura y gastronomía. Ya sea que seas un amante del queso, un aficionado a la historia o simplemente alguien que disfruta de un buen paseo, Alkmaar tiene algo para ti. ¡No te lo pierdas en tu próximo viaje a los Países Bajos!

Estos son solo algunos de los lugares que puedes visitar en Holanda.

Cada uno de ellos ofrece una experiencia única y te permitirá conocer más sobre la rica historia y cultura de este país.

Así que, ya sea que te guste la historia, la naturaleza, la arquitectura o la gastronomía, Holanda tiene algo para ti. ¡Buen viaje!